¿Qué son los Neuromoduladores y cómo funcionan en la estética facial?

Blog de Noticias, Consejos y Cuidados Estéticos

Encontrar opciones de tratamientos para verse bien, es uno de los objetivos primordiales de la medicina estética, pero cada vez es más común buscar soluciones que no impliquen entrar a una sala de operaciones. En el caso de las arrugas o líneas de expresión existe una opción muy efectiva, los neuromoduladores, pero ¿qué son los y cómo funcionan en la estética facial? ¡Sigue leyendo y encontrarás la respuesta aquí!

Qué son los neuromoduladores

Los neuromoduladores son sustancias químicas que tienen un efecto directo sobre el sistema nervioso, regulando la actividad de las neuronas. En el campo de la medicina estética, al hablar de neuromoduladores, se hace referencia a la toxina botulínica utilizada para el rejuvenecimiento de la piel, que funciona eliminando líneas de expresión y reduciendo arrugas.

Origen de los neuromoduladores

En los años 20 del siglo pasado se descubrió la acetilcolina, considerado uno de los primeros neuromoduladores. Luego, entre los años 1950 y 1960, los científicos logran identificar otros neuromoduladores como la dopamina, la serotonina y la noradrenalina. 

En la década de los 70, se descubrió la toxina botulínica cuando los científicos de esa época investigaban y realizaban pruebas acerca de las propiedades de algunas toxinas. A pesar de ello, fue entre 1980 y 1990 que su uso se extendió, y este neuromodulador comenzó a ser aplicado en áreas de la medicina estética.  

Tipos principales en el mercado

Existen una variedad de cirugías faciales para mejorar diversos aspectos del rostro, pero si hablamos de eliminar arrugas y líneas de expresión sin recurrir a la cirugía, debes tener en cuenta que las principales toxinas botulínicas que se utilizan con este fin son el Bótox, Dysport, Jeuveau y Xeomin.   Revisemos cada una en detalle.

  • Bótox. Está compuesto por toxina botulínica tipo A, específicamente la Onabotulinumtoxina.  Funciona como paralizando el músculo por un período determinado, ayudando a reducir las arrugas y a evitar la aparición de nuevas. Es muy utilizado alrededor de los ojos y en el entrecejo.
  • Dysport. Es conocido también como Abobotulinumtoxina A, y actúa sobre el músculo de la zona donde se inyecta relajando el músculo de forma temporal, logrando que la piel que lo recubre se suavice. Se usa en especial en arrugas verticales en la frente, entre las cejas y las patas de gallo.
  • Jeuveau.  Es una toxina botulínica purificada, con efecto relajante en las arrugas dinámicas.
  • Xeomin. Este neuromodulador no contiene aditivos ni conservantes y es ideal para quienes han experimentado reacciones adversas al utilizar alguno de los otros neuromoduladores en el mercado.
LEER  Recuperación post-rinoplastia: Lo que necesitas saber

Cómo funcionan los neuromoduladores en la estética

Mecanismo de acción en la piel

Los neuromoduladores se derivan de la bacteria Clostridium Botulinum, y cuando se inyectan en el cuerpo se ubican en las zonas donde los nervios se comunican con la musculatura. En el caso de la cara, los neuromoduladores impiden, por un tiempo limitado, que los músculos liberen acetilcolina, que es un neurotransmisor cuya función es contraer los músculos.

Como efecto de esta acción, los músculos faciales que reciben el neuromodulador comienzan a relajarse y con ello se reduce la apariencia de línea finas y arrugas dinámicas, originadas por movimientos repetitivos de los músculos, que en el caso del rostro pueden aparecen por fruncir el ceño constantemente o por la acción de cerrar y abrir los ojos. Al impedir la contracción de los músculos, y a que se suavizan las arrugas y líneas de expresión, es posible lucir una piel más firme y un rostro rejuvenecido.

A diferencia de lo que ocurre con un lifting facial, este tipo de procedimientos elimina arrugas y líneas de expresión sin recurrir al bisturí.

Áreas de tratamiento y aplicaciones

Entre los problemas estéticos del rostro, que  pueden ser tratados con neuromoduladores, encontramos:

  • Líneas horizontales que se forman en la frente, producto de levantar las cejas.
  • Líneas verticales ubicadas entre las cejas, causadas por lo generalpor fruncir el ceño. 
  • Líneas delgadas que aparecen alrededor de los ojos , también conocidas como patas de gallo, que se producen al sonreír o entrecerrar los ojos.
  • Arrugas a los lados de la nariz o bunny lines. También causadas al soonreír o por hacer muecas que impliquen mover demasiado o arrugar la nariz.

Beneficios de los tratamientos con neuromoduladores

Los beneficios de recurrir a la aplicación de neuromoduladores para eliminar las líneas de expresión y de las arrugas se hacen evidentes cuando el paciente logra una apariencia más juvenil.

LEER  ¿Cómo es la mentoplastia de avance?

Efectos inmediatos y a largo plazo

Las inyecciones de neuromoduladores, como la toxina botulínica, son un procedimiento estético mínimamente invasivo, lo cual representa una gran ventaja en cuanto a la obtención de resultados inmediatos y de una rápida recuperación.

Desde el primer día del tratamiento se pueden ver los cambios, y a los pocos días ya el paciente puede ver los resultados definitivos, que pueden mantenerse hasta por 4 meses.

Prevención de signos de envejecimiento

Cuando los músculos faciales se relajan gracias a los efectos de los neuromoduladores, es posible que también se pueda prevenir la formación de nuevas arrugas.

Una de las funciones de los neuromoduladores es evitar la formación de líneas de expresión dinámicas. Estas, con el tiempo y la ausencia de algún tratamiento preventivo, se pueden convertir en arrugas estáticas, es decir, aquellas que son visibles aunque la persona no esté realizando ningún movimiento.

Neuromoduladores: No solo para mujeres, creciente popularidad entre los hombres

Contrario a lo que se cree, los tratamientos para tratar las arrugas y las líneas de expresión no son exclusivos para las mujeres. Cada vez más hombres se someten a procedimientos como la colocación de neuromoduladores, en busca de soluciones para el envejecimiento facial. 

Al igual que en mujeres, este tratamiento resulta eficaz y seguro en hombres, logrando reducir la aparición los efectos del paso de los años.

Consideraciones de dosificación y tratamiento

Duración y frecuencia de las sesiones

Las sesiones pueden completarse en un corto tiempo, aproximadamente 30 minutos, ya que no requiere ningún tipo de hospitalización, ni uso de anestesia, lo que lo convierte en una excelente opción incluso para quienes tienen una agenda apretada.

En vista de que los resultados se mantienen por unos cuatro meses, será necesario agendar 3 sesiones al año para mantener los efectos.

Personalización del tratamiento

Un profesional con experiencia es capaz de ajustar el tratamiento de acuerdo a las necesidades particulares de cada paciente. Las inyecciones de neuromoduladores permiten ajustar las dosis y las áreas de tratamiento, para lograr un resultado personalizado, igualmente efectivo, pero teniendo en cuenta expectativas realistas que permitan obtener un resultado natural.

Resultados y expectativas

Tiempo para ver resultados

Luego de las inyecciones de neuromoduladores, el efecto es visible los primeros 4 días, pero no es sino hasta después del día 10 que se pueden observar los resultados definitivos.

LEER  Diferencias entre abdominoplastia y miniabdominoplastia

Duración de los efectos

Como hemos mencionado antes en este artículo, los resultados de la colocación de neuromoduladores se pueden mantener por unos cuatro meses, aunque esto puede depender del producto, la dosis utilizada y la zona tratada. 

Debemos recordar que este tipo de sustancia es absorbida de forma gradual por el organismo. Por esta razón comienza a perder efecto.

Cuando se aplican de forma periódica, existe la posibilidad de que aumente el lapso de duración de los efectos, y podría llegar a mantenerse por más seis meses.

Seguridad y efectos secundarios

La aplicación de neuromoduladores es un procedimiento estético seguro y eficaz, pero debe ser administrado por un profesional calificado para minimizar riesgos y complicaciones.

Sin embargo, hay posibilidades, aunque reducidas, de sufrir enrojecimiento, inflamación, hematomas, dolor de cabeza, malestar general y náuseas. En casos menos frecuentes, el paciente puede presentar caída del párpado (ptosis), visión doble o dificultad para tragar. 

También existe el riesgo de tener alguna reacción alérgica al producto, sufrir infecciones o daños en los nervios.

Elección de un profesional para el tratamiento

Como sucede con cualquier tratamiento médico, tomarse el tiempo para escoger bien al profesional es esencial para garantizar el éxito del procedimiento.

El profesional adecuado para la colocación de neuromoduladores debe estar calificado y tener experiencia en tratamientos similares.  Además, este experto debe ser capaz de crear un plan de tratamiento personalizado que se adapte a los deseos específicos de cada paciente.

Si deseas realizarte algún procedimiento quirúrgico como una bichectomía para cambiar la apariencia de tu rostro, consulta con el especialista sobre la compatibilidad de ambos tratamientos. 

Si estás considerando inyecciones de neuromoduladores, no dudes en contactar profesionales capacitados, que creen un plan de tratamiento personalizado para ti, asegurándote que obtendrás el rostro rejuvenecido que tanto deseas, sin necesidad de una cirugía.

Conclusión 

A pesar de que el envejecimiento es normal en todos los seres humanos, hay una realidad en el mundo de hoy, en el que muchos buscan lucir cada vez mejor. Y, por esta razón los tratamientos estéticos para eliminar arrugas y líneas de expresión se han vuelto tan populares. 

Los neuromoduladores representan una excelente alternativa. Un tratamiento efectivo y seguro, que tanto hombres como mujeres pueden utilizar, y que tiene la ventaja de mostrar resultados casi de inmediato y con efectos que duran por varios meses. 

Dr. Miguel Fernández Calderón – Cirujano plástico

Dr. Miguel Fernández Calderón – Cirujano plástico


Licenciado en Medicina por la universidad de Castilla-La Mancha, con formación de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en el Hospital Universitario La Paz. Miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (S.E.C.P.R.E)

Últimos Artículos

Equipo De Sculpture Clinic

Juntos somos más fuertes

blog del mejor cirujano plastico reparador estetico

Dr. Miguel Fernández Calderón

Cirujano plástico, reparador y estético

Dra. Irene Otero

Anestesista

Dr. Juan Godoy

Cirujano plástico, reparador y estético

Dra. Estefanía Alonso

Cirujana plástica, reparadora y estética