Aumento de Pecho

Realza la figura de tu pecho y consigue el volumen que deseas.

El aumento de pecho es la técnica perfecta para todas aquellas mujeres que quieran realzar la figura de sus senos y lograr un aspecto y forma estética y natural. En Sculpture Clinic somos especialistas en intervenciones de cirugía mamaria, siempre con el mejor equipo de profesionales.

¿En qué consiste el aumento de pecho?

Un aumento de pecho consiste en elevar el tamaño y mejorar la forma de los senos a través de un proceso quirúrgico. Es la intervención que mejores resultados ofrece y, con el paso de los años, ha ganado una gran popularidad ya que nos permite lograr un aspecto orgánico y natural.

La cirugía se puede llevar a cabo mediante dos técnicas diferentes. Podemos optar por implantar prótesis de gel cohesivo de silicona, pero también existe la opción de realizar un lipofilling o injerto de grasa.

Aumentar senos con grasa corporal

El aumento de senos utilizando grasa corporal es una opción relativamente moderna pero que igualmente ofrece buenos resultados. Consiste en el injerto de grasa autóloga, es decir, que proviene del propio paciente.

Se realiza a través de una liposucción, a través de la cual extraemos grasa de zonas localizadas del paciente y, posteriormente a su tratamiento y adecuado procesado, se vuelve a injertar en la zona mamaria.

Con esta intervención podemos aumentar el volumen de nuestros senos y mejorar su forma con resultados orgánicos y naturales. La mayor ventaja es la de poder mejorar tanto nuestro contorno corporal como la zona mamaria en un mismo proceso.

Implante mamario

El implante mamario es la opción más popular cuando hablamos de aumento de pecho. Consiste en colocar una prótesis de gel cohesivo de silicona dentro de la glándula mamaria. En el proceso se realiza una incisión, que puede ser en la zona areolar, submamaria o axilar.  Esta intervención es la que da mejores resultados en cuanto al aumento de volumen y la mejoría en la forma de nuestros senos, ya que podemos ser precisos con el tamaño en todo momento, eligiendo el que más se ajuste a las necesidades y al deseo estético del paciente.

Las tres decisiones que tenemos que tomar en un implante mamario

Cuando hablamos de un implante mamario para aumento de pecho, debemos tomar una serie de decisiones fundamentales si queremos lograr el mejor resultado. Como profesionales, existen tres factores que hay que tener en cuenta en todo momento.

Tipo de cicatriz

En primer lugar, tenemos que plantear qué incisión realizaremos para colocar el implante mamario. Existen diferentes incisiones según las necesidades que presente nuestro pecho, en cuestión de forma y estética.

Para intervenciones que no necesitan tratar la glándula mamaria, ya que esta tiene una buena forma estéticamente, lo mejor es realizar una incisión fuera del pecho, es decir, a través de una cicatriz axilar.

Si queremos modificar la glándula mamaria, especialmente en casos de pecho tuberoso o caprino, es conveniente realizar un abordaje areolar. Normalmente se localiza en la zona inferior de la areola, y nos permite modificar la forma de la misma. 

Cuando el surco submamario se encuentra muy marcado, puede ser una buena idea realizar la incisión por esta zona. Esta cicatriz es muy utilizada en estos casos, pero presenta como inconveniente que suele ser más visible.

Plano del implante mamario

En segundo lugar, debemos decidir dónde colocamos el implante mamario. Podemos ponerlo por encima o por debajo del músculo, es decir, de forma subglandular o subpectoral. 

La implantación subglandular, por encima del músculo, es mucho menos molesta y nos permite tener una recuperación más rápida. Del mismo modo, si realizamos una contracción muscular se verá menos la movilidad del implante. 

En el largo plazo, colocar el implante por encima del músculo (subpectoral) tiene varias ventajas. Podemos reducir la visibilidad del implante, consiguiendo unos resultados más naturales y estables. Además, nos evitamos la posibilidad de sufrir una contractura capsular.

Tipo de implante mamario

El tipo de implante dependerá de las condiciones que presente nuestra piel, la forma de nuestro tórax y el estado de nuestra glándula mamaria. 

Existen dos tipos principales de implante mamario, según su forma. Tenemos el implante anatómico, más estrecho en la zona superior y más ancho en la inferior, mientras que el implante redondo tiene igual forma en ambas zonas. 

La prótesis anatómica se recomienda para darle al pecho una forma natural, especialmente en pacientes con una glándula mamaria pequeña. También es recomendable para mujeres con pecho tuberoso.

En cualquier caso, la elección del tipo de implante mamario para un aumento de pecho siempre corresponde al paciente. En la clínica podemos aconsejar sobre ventajas e inconvenientes, pero será suya la decisión final.

Preguntas frecuentes

Esta operación está indicada para todas aquellas mujeres mayores de edad que quieran realzar la forma y el volumen de sus senos, a través de un proceso quirúrgico con resultados naturales y orgánicos.

En Sculpture Clinic realizaremos un estudio detallado de tu caso para planificar de forma cuidadosa todos los pasos a realizar. Decidiremos qué tipo de intervención necesitas, ya sea implante mamario o lipofilling.

En el caso de un implante, elegiremos el tipo de incisión, el lugar donde colocaremos el implante y el tamaño y forma del mismo. Todo adaptado a tus necesidades y gustos estéticos.

La intervención dura 2 horas en el caso de un implante mamario, habitualmente con un día de ingreso hospitalario.

En el caso del lipofilling, tardaremos unas 3 horas aproximadamente, también con un día de ingreso.

En ambos casos utilizamos anestesia general, con lo que el proceso será completamente indoloro y no nos enteraremos de nada. Una vez pasados los efectos de la anestesia, notaremos molestias moderadas en la zona afectada durante una semana.

En el caso del implante mamario, es importante llevar un sujetador sin aros durante el primer mes y limitar al máximo las actividades deportivas, ya que pueden poner en riesgo la correcta colocación del implante. 

En el caso del lipofilling, tendremos que llevar una prenda compresiva en las zonas donde se ha realizado la liposucción durante un mes. Podremos hacer vida profesional y deportiva después de una semana.

Antes y Después