Lipofilling Facial en Madrid

Rellena esos surcos e irregularidades de tu rostro con tu propia grasa.

El aspecto de nuestro rostro juega un papel fundamental en nuestro atractivo. Por desgracia, con el paso del tiempo aparecen imperfecciones en forma de arrugas, flacidez, manchas, etc. Esto puede ocasionar problemas emocionales como falta de autoestima y confianza. Por suerte, existe un procedimiento que puede corregir estos signos con resultados armónicos y naturales. Con un lipofilling facial en Madrid utilizamos grasa del propio paciente para inyectarla en determinadas zonas del óvalo facial.

En Sculpture Clinic somos especialistas en todo tipo de tratamientos quirúrgicos faciales, siempre rodeados del mejor equipo de profesionales. Realizaremos un estudio detallado de tu caso para asegurarnos de que el lipofilling facial se adapta a tus necesidades y expectativas.

¿En qué consiste el lipofilling facial?

Cada vez más personas demandan someterse a una intervención segura y rápida que pueda devolverle la juventud a su rostro, además de la apariencia firme y alegre que tenía hace unos años.

El lipofilling facial es una forma extraordinaria de rejuvenecer y contornear las imperfecciones que aparecen en nuestro rostro. Esto es debido a la pérdida de volumen provocada en la zona facial con el paso del tiempo.

Por un lado, se mejora la calidad de la piel y la turgencia del rostro, y por otro, se elimina la flacidez restaurando los ángulos perdidos, con lo que conseguimos un efecto doble tanto en estética como en salud.

El lipofilling se utiliza esencialmente para reparar imperfecciones de la superficie cutánea como cicatrices, hendiduras alrededor de los ojos y de las mejillas. Es una intervención de cirugía estética que ofrece resultados sorprendentes y naturales.

Estamos hablando de un procedimiento mínimamente invasivo y rápido, con efectos permanentes. No recurre a sustancias químicas ni a implantes artificiales para devolver al rostro su belleza. Una vez inyectada, nuestro cuerpo absorbe una parte de la grasa, de modo que alrededor del 70% de la grasa transferida permanecerá en la zona.

¿Cómo es el procedimiento?

Distribuir la grasa es muy importante para garantizar la belleza de nuestro rostro. Con un buen lipofilling podemos mejorar el volumen de zonas como los pómulos y labios. También se pueden eliminar de forma efectiva surcos en nuestra piel como el famoso código de barras y otro tipo de arrugas.

El relleno facial con grasa corporal o lipofilling facial en Madrid es una técnica innovadora dentro de la medicina estética avanzada. Esta debe ser realizada por un equipo de profesionales cualificados y permanentemente actualizados en la materia. 

Para el lipofilling se utiliza anestesia local, y dependiendo de la zona se puede complementar con sedación. No se requiere hospitalización para esta intervención, ya que es un tratamiento ambulatorio.

El primer paso para realizar una intervención de lipofilling correctamente es realizar un estudio detallado del caso de cada paciente. Evaluamos de qué zonas del cuerpo podemos extraer tejido graso. Estas zonas suelen ser el abdomen, los flancos, muslos, etc.

La grasa se extrae a través de un fino tubo especial para evitar que las células grasas se rompan a través de una miniliposucción en las zonas receptoras. 

Una vez extraídos los adipocitos, se tratan con soluciones y se centrifugan para separar las células que aún están vivas de las que no lo están, pudiendo transferir las primeras a la zona a tratar. A través de microtubos, la grasa se inyecta en la zona facial elegida hasta conseguir los resultados deseados.

El número de células que quedan puede variar entre el 30% y el 70%, por eso se recomienda repetir el procedimiento entre 2 y 3 sesiones hasta alcanzar el volumen que el paciente desee.

Preguntas frecuentes sobre el Lipofilling Facial en Madrid

Esta intervención está indicada para todas aquellas personas que desean corregir imperfecciones como arrugas, hendiduras, falta de volumen o cicatrices en el rostro utilizando grasa corporal.

Una de las características más importantes de este tratamiento quirúrgico es que también puede ser utilizado por quienes quieren aprovechar parte de la grasa procedente de un tratamiento de liposucción para transferirla al rostro.

El proceso natural de envejecimiento provoca una pérdida de colágeno de la piel y la consiguiente aparición de arrugas, pérdida de volumen, flacidez y/o líneas de expresión. La grasa situada debajo de la piel del rostro que la mantiene tersa también desaparece con el paso del tiempo, dejando una sensación de vacío. 

Como consecuencia de esta pérdida de grasa, las arrugas se exageran y aparecen hendiduras. La siguiente fase tras esta ausencia de grasa en la piel es la aparición de un rostro envejecido y cansado, incluso triste. Con el lipofilling devolvemos la alegría y la juventud al rostro.

Con el lipofilling facial, esta pérdida de grasa se repone, haciendo que el rostro vuelva a ser terso y luminoso. Está demostrado que tanto la pigmentación como los daños solares mejoran con un trasplante de grasa en la cara. Conseguimos una mejora de la piel en todos los aspectos.

Además de aumentar el volumen del rostro, el lipofilling facial reduce las cicatrices y mejora la calidad y elasticidad de la piel circundante.

Las ventajas del tratamiento son:

  • Al introducir la grasa entre la piel y el músculo, la calidad de la piel mejora sustancialmente ya que estamos añadiendo tanto nutrientes como vascularización.
  • Tratamiento ambulatorio.
  • Los resultados son permanentes y naturales.

Se eliminan las arrugas y la piel recupera su fuerza.

Esta intervención se suele realizar de forma ambulatoria, sin que sea necesario el ingreso hospitalario. Podremos abandonar la clínica el mismo día por nuestro propio pie. Esto hace que el postoperatorio sea bastante sencillo y sin muchas complicaciones.

Es imposible que nuestro cuerpo reaccione a la grasa inyectada de forma adversa, ya que se trata de un tejido producido directamente por nuestro cuerpo. Después de la intervención sí es normal notar molestias en forma de hinchazones, así como la aparición de hematomas en la zona intervenida. 

Veremos resultados de forma inmediata, aunque tendremos que esperar a que se absorba cierta cantidad de grasa para poder comprobar el aspecto definitivo de nuestro rostro. Debemos mantener la piel hidratada y evitar sustancias como el alcohol y el tabaco.