Mentoplastia Madrid

Luce de un mentón perfecto para darle forma a tu rostro.

Conseguir un rostro armónico y natural es clave para mejorar nuestro atractivo. Los rasgos faciales deben guardar ciertas proporciones y podemos conseguir esto con una intervención quirúrgica segura y rápida. Un buen ejemplo de esto es la mentoplastia en Madrid, o cirugía del mentón.

Con esta cirugía consigue resultados increíbles en la forma y contorno de nuestro óvalo facial modificando el volumen y simetría de nuestro mentón.

En Sculpture Clinic somos especialistas en intervenciones de cirugía facial, siempre rodeados del mejor equipo de profesionales. Realizaremos un estudio detallado de tu rostro, para comprobar si la mentoplastia se adapta a tus necesidades y expectativas.

¿En qué consiste la mentoplastia?

La mentoplastia, genioplastia o cirugía del mentón es una intervención quirúrgica que nos permite modificar el tamaño y forma del mentón, lo cual puede hacer que nuestro rostro luzca más armónico y proporcionado. 

Con la mentoplastia podemos reducir el tamaño de un mentón que ya es grande por naturaleza, hacer que sobresalga menos en nuestro rostro, pero también podemos ampliarlo o incluso combinar ambas técnicas, para reducir asimetrías faciales.

La principal ventaja de someterse a esta intervención es la mejoría que ganamos en nuestra apariencia, logrando así una mejor autoestima, lo cual afecta positivamente a nuestro bienestar emocional. 

  • Mejoramos la apariencia del rostro al darle armonía modificando el mentón.
  • Aumentamos el mentón si este está retraído, o lo reducimos si es muy pronunciado.
  • Se reducen las desproporciones del mentón y cualquier asimetría facial.

Para este tratamiento es necesario aplicar anestesia general en la mayoría de los casos. La intervención tiene una duración aproximada de entre 30 minutos y una hora. En ciertas ocasiones en las que la intervención sea ligera y sencilla, se puede hacer de manera ambulatoria, sin que requiera ingreso hospitalario.

¿Qué tipos de mentoplastia en Madrid se pueden realizar?

Aumento del mentón

Este tipo de mentoplastia se realiza a través de una incisión, realizada en una zona poco visible, ya sea el interior de la boca o la parte inferior del mentón. Una vez hecha la incisión, existe la posibilidad de introducir un implante semi rígido o un avance con hueso del propio paciente.

Este tipo de cirugía debe ser practicada por un especialista y contar con un buen estudio previo, ya que si no podemos obtener resultados poco naturales y excesivos. Se recomienda aplicarla en casos de mandíbulas con tamaño normal pero mentón pequeño.

Reducción del mentón

En estos casos, el rostro tiene un aspecto poco simétrico y armónico debido a que el mentón tiene un tamaño excesivo. Es por esto que reducir el mentón es la opción más adecuada y la que mejores resultados nos va a dar. 

Este procedimiento se realiza limando y reduciendo el hueso del mentón, disminuyendo su proyección. Esto hará que el cuello se aprecie mejor y estiliza nuestra apariencia.

Combinación de ambas técnicas

En el caso de que queramos corregir asimetrías en esta zona, podemos combinar las técnicas de reducción y aumento para conseguir la forma deseada en nuestro rostro. Podemos mover el mentón hasta la zona que nos dé un mejor aspecto estético y aparte aplicar implantes o relleno para terminar de darle la forma definitiva.

Preguntas frecuentes

El éxito cuando realizamos una cirugía de mentón o mentoplastia depende de la experiencia del cirujano, pero también existen una serie de factores que el paciente puede cumplir para garantizar que la operación salga bien

Los consejos más relevantes para mejorar el resultado de una mentoplastia son los siguientes:

  • Cuidar nuestra nutrición, sin déficits alimenticios, ya que pueden afectar a la recuperación y cicatrización. Se recomienda un buen balance de vitaminas y minerales.
  • Se desaconseja ingerir sustancias como el alcohol o el tabaco durante las semanas anteriores. Esto puede hacer que se ralentice el proceso de cicatrización y la correcta coagulación de la sangre. 

Del mismo modo, los medicamentos anticoagulantes están desaconsejados, ya que así evitamos que se produzca un exceso de sangrado durante la operación. También reducimos en gran medida la aparición de hematomas.

La cirugía de mentón o mentoplastia es una operación sencilla y rápida cuyo postoperatorio no es excesivamente complicado. Durante las primeras 24 horas es normal que tengamos molestias en la zona e incluso una ligera cefalea.

Esto se puede aliviar de forma efectiva ingiriendo analgésicos, siempre bajo prescripción médica. Otra opción igualmente efectiva es colocar compresas de agua fría alrededor de la zona para reducir la inflamación. 

A pesar de que podemos reducir la hinchazón excesiva que se produce tras la intervención, la zona del mentón seguirá ligeramente hinchada durante unos cuantos meses. Aproximadamente un año después de la mentoplastia apreciamos los resultados definitivos.



Es muy importante que cumplamos todas las indicaciones que nos de nuestro médico después de la mentoplastia. En cualquier caso, en la clínica realizaremos una serie de consultas a modo de seguimiento, para evaluar el avance en la recuperación y controlar que no haya complicaciones. 

Durante los primeros días se recomienda seguir una dieta blanda y líquida, evitando alimentos muy difíciles de masticar. Al mismo tiempo, debemos enjuagar nuestra boca a diario con un antiséptico para evitar que se produzcan infecciones en la zona.

Cuando acabemos la cirugía colocaremos una prenda compresiva en el rostro para ayudar a reducir la inflamación y mejorar el proceso de cicatrización. Además, evitamos que se descuelgue la piel tras la operación.

La mentoplastia en Madrid es una operación bastante sencilla, pero si no trabajamos con los mejores profesionales pueden surgir ciertas complicaciones.

Si hacemos este procedimiento de forma intra oral pueden aparecer infecciones y encapsulación de la prótesis en caso de que la coloquemos. Además, existe el riesgo de que nuestro cuerpo rechace la prótesis.

Las cicatrices de la mentoplastia rara vez son visibles, aunque en algunos casos pueden apreciarse de forma significativa. Para esto, es importante contar con la pericia de un profesional experimentado, que se asegurará de que la cicatriz sea lo menos apreciable posible.

Antes y Después