Reasignación sexual

Que nadie te diga de qué sexo tienes que ser ni cómo te tienes que sentir.

Nacer con un cuerpo que sentimos que no nos pertenece es un gran problema para cualquier persona. Es importante sentir que encajamos en nuestro propio cuerpo para posteriormente encajar en la sociedad.

Por eso, en la actualidad existen técnicas efectivas de reasignación sexual, con o sin cirugía, que logran que los y las pacientes se sientan a gusto dentro de su propio cuerpo, sea del género o sexo que sea.

En Sculpture Clinic somos especialistas en tratamientos de reasignación sexual y cirugía genital, siempre rodeados del mejor equipo de profesionales. Realizaremos un estudio detallado de tu caso para saber qué debemos hacer para satisfacer tus deseos y expectativas respecto a la operación.

¿En qué consiste la cirugía de reasignación sexual?

La cirugía de género o cirugía de cambio de sexo es una de las especialidades por excelencia dentro de nuestra clínica, convirtiéndose además en uno de los tratamientos más demandados por su efectividad y sus increíbles resultados. No solo por conseguir una nueva apariencia estética, sino por los beneficios emocionales que esto supone para el/la paciente

Tanto un hombre como una mujer transexual son personas que no se identifican con el género asignado biológicamente, lo que se conoce como disforia de género. Esto, a corto, medio y largo plazo desemboca en una gran cantidad de problemas para los pacientes, que sufren al sentirse atrapados en un cuerpo que no consideran como suyo. 

Una de las cosas que erróneamente se creen de un cambio de sexo es que este solo consiste en la modificación de la zona genital. Sin embargo, existen otra serie de factores que forman parte de este proceso.

Dentro de la reasignación de sexo, hay otros procedimientos que pueden cambiar la apariencia física del paciente, dándole un aspecto mucho más parecido al del género con el cual se siente identificado. 

Este tipo de procesos, que hace unos años se realizaban de manera más complicada y con peores resultados, han disfrutado de una enorme mejora en los últimos tiempos, ofreciendo un gran éxito. Además, la reasignación sexual cuenta ya con una enorme aceptación dentro de la sociedad, cosa que antes desgraciadamente no ocurría. 

Dentro de la terminología médica, existen una serie de intervenciones que pueden modificar la zona genital, como la vaginoplastia, la penectomía, genitoplastia feminizante, faloplastia o orquiectomía. 

Todos estos procesos son complejos, sin vuelta atrás en la mayoría de los casos, y deben estar siempre bajo recomendación médica. El paciente ha de estar seguro de cuáles son sus deseos y expectativas respecto a la operación ya que se trata de un cambio drástico en su apariencia y, por tanto, en su vida.

¿Qué tipos de cirugía de reasignación ofrecemos?

Todas las distintas intervenciones quirúrgicas que ofrecemos en Sculpture Clinic están pensadas para ofrecerle a nuestro paciente la mejor estética posible acorde con el sexo y género que demanda.

De acuerdo con la Asociación Mundial por la Salud Transgénero, la cirugía de reasignación de género es en realidad una serie de procedimientos estéticos, quirúrgicos o no, los cuales sirven de tratamiento para el trastorno de identidad de género, la transexualidad y la disforia sexual.

Es lógico que la más popular y demandada sea la cirugía de reasignación genital, aunque esta no es la única de la que disponemos ni mucho menos. Para modificar el aspecto de un paciente podemos aplicar otras intervenciones como lipofilling, mastopexia y otras cirugías faciales y corporales.

Las cirugías de reasignación sexual que ofrecemos son las siguientes:

  • Cirugía de reasignación sexual, (cambio de sexo) de varón a mujer (vaginoplastia), en mujeres transexuales.
  • Aumento de pecho en mujeres transexuales.
  • Cirugía de feminización facial. Rinoplastia, frontoplastia y mentoplastia, en mujeres transexuales.
  • Cirugía de feminización corporal. Liposucción, lipofilling glúteo e implantes glúteos en mujeres transexuales.
  • Mastectomía con aumento de pectoral en varones transexuales.
  • Cirugía de reasignación sexual de mujer a varón. Faloplastia, en varones transexuales.

Preguntas frecuentes

Al tratarse de una intervención quirúrgica con resultados definitivos, la preparación previa a la que debe someterse el o la paciente es algo más compleja. En este caso, en el que trabajamos con un factor de gran calado emocional para la persona, es recomendable acudir a profesionales de la salud mental como psicólogos o psiquiatras.

Esto, combinado con profesionales de la endocrinología o la ginecología, puede conseguir que el paciente reciba de mejor forma los resultados de la cirugía ya que, aunque consigamos asignarle su género deseado, el cambio puede ser impactante para cualquier persona

Es fundamental y obligatorio a nivel legal realizar primero un diagnóstico de transexualidad o disforia de género real. Este proceso es determinado por un profesional de la salud mental, que decidirá si se puede continuar con la cirugía de reasignación sexual.

El paciente con su nuevo género asignado deberá asumir su nuevo rol durante un año. Los cambios a nivel social son paulatinos y al principio puede que sea difícil asumir la nueva identidad, ya que es un cambio drástico y definitivo.

Además de la cirugía de reasignación sexual, se suele complementar con un tratamiento hormonal para aplicar otra serie de rasgos sexuales para los cuales no es necesaria la cirugía, como la feminización o masculinización de la voz. 

Este proceso también puede ser aplicado en niños transexuales, para los cuales se recomienda usar un inhibidor hormonal. Siempre debe haber un especialista vigilando el proceso para que los resultados sean los más adecuados.

El postoperatorio de una cirugía de reasignación sexual cambia levemente si hablamos de un hombre o una mujer. En cualquier caso, deberemos seguir una dieta blanda las primeras semanas, hasta que terminen de cerrar todas las incisiones realizadas.

En el caso de una mujer transexual, la nueva vagina deberá seguir un proceso de dilatación, especialmente para poder mantener relaciones sexuales sin dolor. En caso de una faloplastia, la recuperación es más complicada ya que a esta operación suele ir asociada una mastectomía.